Roberto Martín: cantidad, calidad y buen servicio en gafas de sol

Aunque puedan parecer un artículo de lujo o un capricho absurdo en tiempos en los que hemos de pensar en cubrir nuestras necesidades básicas antes que en nada más, las gafas de sol son más necesarias de lo podríamos pensar. Quien ha conducido contra el sol o se ha visto obligado a salir a la calle en un día especialmente luminoso, lo sabe.

Pero, claro, por más que no sean un artículo de lujo, sí que debemos pagar un precio por este complemento. Y si hay que elegir entre adquirir unas gafas de sol y comer, la opción está clara. Pero, ¿y si te dijéramos que puedes hace ambas cosas? ¿Y si resulta que puedes adquirir gafas de sol de primeras marcas y calidades a precios irrisorios?

La respuesta viene, cómo no, de Internet. Concretamente de la página web de Roberto Martín, donde puedes encontrar gafas de sol de todos los precios, formas, marcas y calidades a unos precios espectaculares.

Una compra en la que lo difícil es elegir

En cuanto a la experiencia de compra, he de decirte que yo mismo he hecho la prueba, comprándome unas gafas de sol (las que tenía estuvieron de moda en los tiempos en los que Aníbal era soldado raso) y tomando buena nota de pasos y tiempos.

Lo primero que tuve que hacer fue elegir entre los más de quince mil modelos de gafas que se ofrecen en esta web. Sí: existen más de quince mil modelos de gafas de sol. Ante tal oferta me quedaban dos opciones: cerrar los ojos y elegir las que el puntero del ratón clicara por mí o mirar, mirar y mirar.

Después de consumir más de la mitad de la tarde del lunes y llegar a dudar de si no debería haber dejado que el azar eligiera por mí, me decidí por unas gafas Carrera 44 KU7 61YR. Si es que no puedo evitarlo: soy un clásico.

¡¡Vaya precios!!

¿93 euros? ¿Unas gafas de marca y de alta calidad por poco más de lo que te cobrarían en un mercadillo? Sí: no he hecho mal las cuentas ni exagero tanto, porque, con esas gafas, así como con cualesquiera otras de marca –salvo las de la línea “Roberto”- te regalan otros dos pares. Ahora, haz cuentas.

En cuanto a la forma de pago, he tenido para elegir. Puede hacerse vía PayPal, mediante tarjeta de crédito, contra reembolso (esto sólo se puede hacer en España) y por transferencia bancaria. En mi caso, y aunque no es necesario tenerla para pagar mediante esta opción, utilicé la pasarela de pago PayPal.

Como vivo en España, los gastos de envío fueron tantos como cero. Y el tiempo que tuve que esperar no llegó a los tres días. De hecho, si hubiera formalizado el pedido antes de las dos de la tarde, el máximo de espera habría sido de 48 horas.

Todas las garantías

Antes de terminar, y adelantándome a tu objeción, sí: entiendo que las gafas de sol son un complemento que, al igual que la ropa, es muy personal, de modo que no deberíamos comprarlas sólo fijándonos en la foto que se nos ofrece en el catálogo. Pero es que hasta en eso han pensado en Roberto Martín.

Una vez recibido el envío, tienes catorce días para decidir si quieres quedártelo o devolverlo. Es más, si el motivo de la devolución es que se hayan equivocado de modelo o que las gafas tienen algún defecto, el reenvío es gratis y si es que no te gustan las gafas puedes mandarlas de vuelta por sólo siete euros.

Resumimos, justo antes del punto y final: en Roberto Martín te vas a encontrar con un catálogo ingente, unos precios reducidísimos, todas las facilidades y comodidades para hacer tu compra y las mismas garantías que en una tienda “a pie de calle” a la hora de exigir calidad en el producto que adquieras ¿De verdad crees que alguien puede dar más?