Parques infantiles en tiempos 2.0

Sí amigos, los parques infantiles todavía existen. Me refiero a esos con balancines, arena o caucho en el suelo, esos. Tal vez los hayan visto poco últimamente, inmersos como han estado en sus pantallas táctiles. Además pasan más inadvertidos, porque son menos frecuentados. Lo que quiero decir es que los parques tienen un duro competidor en la electrónica. Pero tiene un encanto rústico que nunca pasa de moda.

A mí desde luego me gustaría tener uno en mi casa, yo soy de esos tíos de treinta años que se monta en los caballos esos con muelle. Para que un parque sea considerado como tal, tiene que tener por lo menos tres elementos: columpio, tobogán y balancín (también llamado en algunas regiones subeybaja, por razones evidentes). A partir de ahí, el límite es el cielo, como veremos a continuación.

Como vemos, los estilos y los estándares de seguridad han cambiado mucho en materia de parques infantiles...

Como vemos, los estilos y los estándares de seguridad han cambiado mucho en materia de parques infantiles…

La gente de Mon-Jocs Industries ofrece, aparte de mobiliario de exterior, una gran variedad en lo llamado pistas americanas, estructuras cubiertas en pisos. Pero su producto estrella son la gama Equilibrium, donde desarrollan este concepto de forma impresionante, creando estructuras lúdicas dignas de campamentos de multiaventura. Camas elásticas y piscinas de bolas demuestran su apuesta por las nuevas tendencias.

Los parques infantiles son chachis!!!

Mucho más clásicos son en Dr. Play. Siguen la sobria línea escandinava que apareció en los años noventa: simplicidad funcional, madera y caucho. Además de toboganes y columpios, ofrecen e instalan accesorios y una amplia gama de complejos, desde los más sencillos hasta algunos realmente imaginativos y muy sorprendentes en su concepto, y adaptables a todos los espacios y posibilidades.

Multiplay Systems son tal vez la empresa más potente (al menos de las cuatro primeras que salen en Google), o lo parece. Ofrecen los catálogos más amplios, los precios más ajustados, y la oferta más amplia, ya que también fabrican mobiliario infantil de interior y exterior, aparte de unos parques de tipo complejo tremendamente bonitos y vistosos. Eso sí, nada de elementos clásicos…

La última página que he consultado me parece la de la empresa más artesanal de todas, Topludi. Conjuga la venta de parques infantiles de todo tipo (tanto un parque tradicional como un sencillo muelle o una cama elástica más “a la americana”) con otros productos de ocio y aventura, desde futbolines a minikarts. Tiene otros productos interesantes, como un ajedrez gigante, que nos demuestran que aquí se toman muy en serio lo infantil y lo lúdico.