Naranjas Flor Azar, haciéndonos la boca… zumo

Logo Naranjas Florazar

Decir únicamente que Naranjas Para Zumo pasa a llamarse Naranjas Flor Azar, con todo y lo que es correcto, es injusto por lo escaso de la información. Pero, vamos por orden: de lo que aquí se habla es de un cambio de nombre, sí, pero también de una nueva página web (con su nueva dirección, obviamente).

Como habrán supuesto los lectores más avezados en esto de internet, al sitio antiguo, se queda atrás, se llegaba tecleando naranjasparazumo.com en el navegador. Mientras, para que se nos despliegue la nueva página, escribiremos naranjasflorazar.com. Hasta ahora, sin sorpresas reseñables.

Pero no se trata sólo de un cambio de dominio: la revolución de la imagen de la empresa en internet es absoluta: hemos pasado de lo que sería la más simple de las páginas, en la que apenas cabe un poco de texto y unas fotos, a una página con funcionalidades propias del comercio electrónico, interactiva, con todas nuestras naranjas, venta online y mucho más llamativa visualmente.

Interactividad, el futuro

Para empezar, y ya desde la página de inicio, nos encontramos con una visión infinitamente más moderna, basada en el color –naranja, por supuesto- y en el diseño gráfico antes que en unas fotografías que, por mucha calidad que desplieguen, suelen ser frías y dar sensación de rigidez al diseño.

Claro que, en este caso, hemos de ir mucho más allá de la primera impresión, de la imagen… Desde la Home podemos acceder a las diferentes secciones ¿Básico? ¿De verdad? Podría ofrecerte unos cuantos ejemplos que demuestran que este hecho no es tan “básico”.

Todo a mano… a clic, más bien

No abandonamos aún la página por la que hemos entrado al sitio. Desde aquí, podemos entrar en nuestra cuenta de compradores –si nos hemos dado de alta, claro-, a nuestra “lista de deseos” o al carrito de la compra. Bajamos en la pantalla y vemos, ahora sí, fotos de los productos destacados a la venta, sobre las que podemos hacer zoom una vez que hayamos pinchado en “Detalle”.

Por cierto que, hagamos o no clic en los enlaces, siempre vamos a tener a nuestra disposición –en la parte superior- las pestañas que nos llevan al “Inicio”; a “Comprar Naranjas”; “Modo de pago”; “Nosotros”; “Contacto” y “Blog”. Vamos por partes:

Inicio

La pestaña de “Inicio” nos conduce a la página que hemos estado describiendo hasta hace un par de párrafos. Sólo nos falta referirnos, en ella, a los enlaces a las redes sociales de Naranjas Flor Azar; a la posibilidad de suscribirse al boletín de novedades; y a los datos de contacto de la empresa.

Comprar naranjas

Nos vamos a “Comprar Naranjas”. Aquí podemos elegir cómo queremos que se nos muestren los productos, el orden el que queremos que aparezcan y la cantidad de referencias que deseamos ver en pantalla. Además de añadirlos al carrito, podemos poner la fruta en nuestra lista de deseos o añadirlos a la de comparación. En este caso, accederemos a las opiniones, descripciones y etiquetas de las naranjas.

Paga sólo si te gusta

La tercera pestaña nos remite a un punto importante: el “Modo de pago”… ¡Paga sólo si te ha gustado la fruta! Haces el pedido. Al cabo de 24 horas lo recibes en casa. Pruebas una naranja y, si no te gusta, llamas a la empresa para que venga un mensajero a recoger la caja, bien para cambiarla por otra, bien para que te devuelvan el dinero. Si, como cabe esperar, estás satisfecho con el producto, tienes varias fórmulas de pago.

¿Quién produce estas naranjas?

En la cuarta sección se nos presenta la empresa, una familia dedicada al campo que ha decidido ahorrarle intermediarios a consumidor final y, con ello, dinero y unas manipulaciones que no siempre son buenas para la fruta. Y es que (citamos textualmente): “Con esta iniciativa queremos defender el cultivo de las naranjas del mismo modo que lo hicieron nuestros abuelos pero adaptándonos a los nuevos tiempos”.

Volveremos sobe la página de “Nosotros” en el último párrafo pero, por ahora, desgranamos las dos pestañas que nos faltan: “Contáctenos”, donde, además del formulario y del mapa, tenemos los teléfonos y el correo electrónico de Naranjas Flor Azar. Y, por fin, la pestaña que nos lleva a un blog capaz de abrirle el apetito a una viga de hormigón armado, con recetas de todo tipo en las que la protagonista es la naranja.

En resumen…

Si hemos de resumir el cambio de web, de dominio y de imagen de esta empresa en un párrafo de 50 palabras, nos sobran 49. Está claro que esta revolución en la imagen y en la funcionalidad de la web corporativa sólo puede definirse como un claro y radical acierto. “Mejora”, si queremos que en lugar de 49 nos sobren sólo 48 palabras.

Y, como hemos anunciado, vamos a dejar el último párrafo para una cita que podemos leer en la sección “Nosotros”: “Lo que sí podemos asegurarte es que serán naranjas completamente frescas, naturales y con un sabor muy dulce”. Que es, al fin y al cabo de lo que se trata y la idea que transmite este cambio de imagen y de nombre.