Moda, artículos deportivos y cartuchos de tinta, productos estrella del e-commerce

El comercio electrónico y el uso de las nuevas tecnologías crecen de forma imparable en España. Al menos así se desprende de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al 2014, que desvelan cifras interesantes, como que el 74,4% de los hogares ya tienen acceso a internet (lo que supone más de 11,9 millones de hogares) y que el comercio electrónico es uno de los segmentos que más crecen, de modo que un 27,5% de españoles ya compran de forma habitual a través de la red.

En este contexto, las tiendas electrónicas o e-commerce se perfilan como una interesante propuesta para conseguir de forma cómoda, rápida y segura aquellos productos o servicios que necesitamos. En la actualidad, de hecho, prácticamente cualquier cosa puede conseguirse a golpe de clic, lo que facilita el acceso a una gran variedad de productos y a unos precios más competitivos, especialmente para aquellas personas que no viven en grandes ciudades.

Cartuchos y consumibles y moda, los sectores con más demanda

El segmento de los consumibles informáticos y los cartuchos de tinta para impresoras, por ejemplo, es uno de los que registran un mayor volumen de ventas a través de internet. No es de extrañar, ya que se trata de un sector en el que se pueden conseguir interesantes ofertas y en el que, debido a la gran variedad de marcas y modelos, podemos encontrar un mayor abanico de producto en una tienda online que en una tienda física.

En esta misma línea, la moda se ha convertido en otro de los sectores con mayor demanda a través de la red, ya que comprar ropa, accesorios o zapatos de forma telemática proporciona una serie de ventajas muy a tener en cuenta, como conseguir la talla o el número de calzado que queremos (algo que no siempre pasa en las tiendas físicas), recibirlo cómodamente en casa o en la misma tienda y cambiarlo de forma fácil si no quedamos satisfechos.

Esta buena salud del comercio electrónico se plasma también en sectores como el del material deportivo, otro de los grandes bastiones del e-commerce. Sin embargo, cada vez son más los segmentos que deciden dar el salto a la tienda digital, donde no existen las fronteras ni los horarios y los clientes no empujan la puerta para entrar ni sacan la cartera para pagar, les basta con tener un teléfono o un ordenador y una tarjeta de crédito para comprar cualquier cosa desde cualquier rincón del mundo.