Llega la fotodecoración a nuestros hogares (II)

Siguiendo la temática del artículo anterior, una buena forma de decorar nuestro hogar totalmente a nuestro gusto es la fotodecoración. Afortunadamente, cada vez, tiendas físicas y virtuales, nos ofrecen auténticas maravillas, entre ellas www.ikatz.es. En esta web podremos encontrar todo tipo de artículos y novedosos materiales en los que plasmar nuestra vida.

Una de las tendencias que más se lleva en todos los productos es su sostenibilidad. En este caso, los amantes del medio ambiente y defensores de su conservación, pueden elegir un formato específico para imprimir sus fotos y colocarlas donde más les apetezca.

Se llama Ecodeco y es totalmente reciclado y también, por supuesto, reciclable. Además no hay ningún problema para poder poner nuestras fotos encima porque permite impresiones de alta resolución. Que sea reciclado, no quiere decir que sea endeble, es totalmente rígido y tiene un espesor de 16mm.

montón de fotos

Fotos

Cojines decorativos

No hace falta que nuestro rostro aparezca por todas partes, que es lo que algunos pueden llegar a pensar cuando se habla de fotodecoración. Podemos plasmar en un cojín, por ejemplo, una imagen que nos guste mucho que tenga que ver con un paisaje, con una fuente, con un coche, un animalito…

Seguro que si elegimos esta opción, no encontremos en el mundo otro igual. Esa es la ventaja, que no es demasiado costoso, está completamente adaptado a nuestro gusto y es exclusivo. Los podemos poner en una estancia de la casa en la que ese estilo se adapte más o nos apetece más.

Tazas para invitados habituales

En la casa de cada uno, normalmente siempre hay una taza que es exclusiva de cada uno. Podemos hacer que nuestras visitas más habituales tengan también la suya propia. Lo típico sería poner el nombre o la foto de cada persona en una taza, pero si queremos ser algo más originales y creativos, tendremos que estrujarnos algo más el cerebro.

Se me ocurre que una manera de identificar la taza de cada uno es imprimir en ella un lugar o cosa que signifique algo para esa persona. Por ejemplo, para uno de nuestros invitados un campo lleno de girasoles puede trasladarle a su infancia. A otro puede que los coches le apasionen y por tanto, podemos identificarle con un coche de carreras.

Siempre hay cosas que nos recuerdan y se asocian con nuestra persona. Por eso, quizás deberíamos ponernos a pensar y darle algunas vueltas a las imágenes que podemos plasmar en la taza exclusiva de cada cual.