La tienda del millonario

Comenzaremos con un cita de Decimo Junio Juvenal “Es locura manifiesta vivir precariamente para poder morir rico.” Hala. Ahí queda eso. Pero quizá la sabia frase del romano se quede un tanto corta cuando hablamos de “La tienda del millonario” (thebillionaireshop.com).

Esta tienda, tanto física como virtual, muestra una amplísima variedad de artículos y bienes de superlujo por los que los bolsillos del común de los mortales sólo pueden suspirar. De hecho, se hace hasta raro echar un vistazo a la página sin que nos cobren trescientos euros por el mero acto de abrirla.

Nos encontramos en la página con la constatación de una frase que se atribuye al gran Groucho Marx: “Hay una vida mejor, pero es carísima”. Y tanto: vemos que se venden aviones, helicópteros, yates, motos, deportivos, casas y relojes. El único requisito para aparecer en esta página es que en la etiqueta ponga, al menos, 20.000 dólares.

Unos precios que parecen presupuestos nacionales

El portal del lujo por el lujo incluye también una lista de precios (al principio, un servidor creía que era el teléfono de la agencia que vende cada artículo). De esta forma, podemos saber cuánto cuestan los artículos de, digamos, nuestras películas favoritas. Un ejemplo: el Aston Martin Vanquish de la cinta de james Bon “Muere otro día” tiene a su gemelo en la tienda y es nuestro por 227.500 dólares.

En lo que se refiere a la parte de inmobiliaria, una de las casas que está a la venta se encuentra en la localidad madrileña de Ciudadalcampo. La casa tiene forma de volcán, está construida con materiales naturales y sus 647 metros cuadrados cuestan sólo cuatro millones de euros. Una ganga.

Socios ricos

Por otra parte, el portal se ha convertido en un fenomenal canal de distribución del que sacan partido otras compañías, como es el caso de la casa de subastas “Sothebys”, que saca a la venta, desde este portal sus artículos.

Está muy claro que la mayoría de quienes compartamos este artículo no vamos a conseguir, a poco que se tuerza el día, la cantidad suficiente de dinero como para comprar uno sólo de los productos o bienes de The billionaire shop. Como está también claro que la crisis les ha venido mejor a unos que a otros. Un cliente de esta página puede gastarse, mientras desayuna unos cuantos millones de dólares con un mero clic.

En cambio, el resto de los mortales hemos de recordar lo que decía Epicuro: “El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.” O completar el refrán: “Mal de muchos…”