Intercambio de servicios, trueques y segunda mano

Cuando pensamos en un servicio ofrecido a través de la plataforma web, pensamos bien en los típicos servicios que nos ofrecen al comprar, como elegir el horario de entrega, o que incluso nos lo envíen a una dirección distinta envuelto en papel regalo.

O la novedosa y práctica lista de bodas online, en la que los parientes pueden ver por internet los productos que los novios necesitan y elegir para cuál de ellos se aporta el dinero que transfieren a la tienda.

Sin embargo, también existen otras modalidades de servicio. Cada vez es mayor la oferta de servicios que tantos las tiendas como los profesionales deben prestar a través de internet si no quieren verse arrinconados por las nuevas tecnologías.

Conectando de tú a tú para ofrecer intercambios

Aparte del consumismo, hay otro tipo de servicios que se están poniendo en boga ahora por la necesidad de volver a conectar persona a persona debido a la dificultad de encontrar trabajo o de pagar los servicios que se necesitan que la crisis económica está produciendo.

Iniciativas como los trueques de libros escolares ya se anuncian a través de las redes sociales no como el habitual entre vecinos, familiares o compañeros, sino para que todo aquel que quiera se pueda acercar con sus libros para intercambiarlos.

Trueques de servicios y cosas de segunda mano gratuitas

Páginas donde se ofrecen utensilios, muebles y ropa de segunda mano de forma gratuita están a la orden del día desde hace mucho, pero lo que ahora podemos encontrar son páginas donde se intercambian servicios entre particulares, bien por otro servicio ofertado por otro miembro de la comunidad, bien por un módico precio.

Favores como cuidar de las plantas, los animales, hacer de recadero, ayudar a montar un mueble o a realizar la mudanza son sólo algunos de los servicios que los vecinos se ofrecen entre sí. Lo único que hay que hacer es registrarse en la página e indicar qué puedes aportar al grupo.

Volviendo a la ayuda comunitaria

En épocas de crisis es cuando se vuelve a la ayuda vecinal, al boca a boca… y qué mejor boca que las redes sociales e internet, que pueden conectar a mucha más gente y más rápidamente que la tradicional red de vecinos.

Una vuelta a las raíces, pero a unas raíces globalizadas. Tal vez ésta sea una iniciativa que nos haga valorar más que nunca el trabajo del otro y lo que significa la ayuda mutua. Buscad en vuestra ciudad, que seguro que os encontráis muchas sorpresas.