Archivo de la etiqueta: piscinas

Complementos de piscina: que los precios no sean un obstáculo

Parece ser que en estas fechas, hay dos temas de conversación recurrentes, si dejamos aparte al omnipresente el fútbol: uno es que no nos quitamos de encima la crisis ni frotándola con piedra pómez; y el otro tema que está empezando a surgir con fuerza es que se acerca el verano.

Y desde Tiendanet, ágiles de mente como somos, hemos pensado que sería buena idea hablar de las dos cosas a la vez, pero dándoles un toque optimista. Porque, efectivamente, se le puede dar un toque optimista a la crisis (el verano trae ese matiz de alegría “de serie”).

Pero, ¿cómo se puede hablar de la (condenada) recesión económica y, a la vez sonreír o provocar una sonrisa? Si lo sabes, dínoslo: nosotros sólo vamos a hablar de ella en positivo, no a hacer chistes sobre un tema que, por otra parte, poco más nos deja hacer.

Burlando la crisis

Aunque, entre ese “poco más” se encuentra el burlarla, comprando bienes que, por culpa de la crisis –en este caso, gracias a ella-, han bajado a unos precios que superan por muy poco el nivel de irrisorios.

Dicho esto, recordamos el segundo de los temas, el verano. Y, ya que hemos puesto un punto de color en la negra crisis, vamos a jugar a invertir los términos ya ponerle una pega al verano: y es que resulta una estación cara.

Una estación dura para la cartera

Piénsalo: quieres lucir tipo, de modo que te dejas el dinero en gimnasios y curas de adelgazamiento. Deseas que te vean de modo que, año a año, renuevas un importante porcentaje del armario. Si puedes –nótese el matiz- te vas de vacaciones… En fin, que en verano te dejas un dinero importante.

Pero habíamos dicho que íbamos a combinar las dos ideas: la crisis y el verano. No parece fácil juntarlas en la misma frase, a no ser que digamos algo así como que la crisis se empeña en amargarnos el verán, ¿verdad? Pues mira, vamos a intentar que la oración sea otra.

Refrescando… las ideas

Veamos: con el buen tiempo, aparte de todo lo que ya hemos dicho, quienes tienen piscina, hacen uso de ella. Muchos la compraron en tiempos de bonanza (lo que no significa que sea un artículo caro, ni mucho menos), sin pensar en exceso que requiere un mantenimiento y que ese mantenimiento, aunque no sea un exceso, sí que supone un gasto.

Y como hemos tomado ejemplo de nuestros eficientes políticos –… no puedo: tengo que reírme…- Y nos hemos puesto a recortar como si no existiera mañana, hemos pensado que este año no vamos a poder permitirnos abrir la piscina. Lástima. Son tiempos duros; hemos de apretarnos el cinturón; se trata de una desaceleración en la práctica de ocio y deportiva del hogar y la culpa la tienen los que vivían antes en el mismo solar.

La cara buena de la crisis económica

¡¡No!! Antes de dejar tu piscina cerrada, echa un vistazo aquí. La misma crisis que te ha hecho pensar en permitir que los tuyos se deshidraten tontamente a cuarenta grados a la sombra ha hecho que muchos de los accesorios que creías que no ibas a poder permitirte se vendan a un precio tal que estés tentado a pedirlos de tres en tres. Por si dentro de unos años suben de precio. Que subirán.

Vamos a suponer que tienes una piscina grande, de formas simples. El fondo es plano o con una pendiente suave. Y tú estás aburrido de limpiarlo constantemente. La solución puede venir, si no quieres mantener la piscina cerrada, por dos vías:

Una maravilla asequible

De un lado, podéis turnaros todos los que usáis la instalación para limpiarla (la abuela también: si tener noventa años no le impide bañarse tampoco le impide limpiar la pisci) y de otro podéis haceros con el BOTIA 1: un robot limpiafondos.

El aparato, que te entregan con un libro de instrucciones de puesta en marcha y dos años de garantía, es capaz de filtrar 16 metros cúbicos por hora y te va a mantener el fondo de la piscina como los chorros del oro (nota mental: investigar de dónde viene la expresión “como los chorros del oro”).

Ya, ya sabemos que tienes la cartera irritada y se queja cada vez que la rozas al sacar la tarjeta crédito, pero es que el precio de este robot va a ser un bálsamo para tu cuenta corriente: antes costaba 912,63 euros (¡augh!), pero ahora lo tienes por… ¡¡642,43!!

Valga el BOTIA 1 como ejemplo, aunque también podíamos haber hablado de otros productos, como los de iluminación (nos encantan las piscinas con luz), en los que se ofrecen jugosos descuentos y otras cuantas posibilidades más. Pero es mejor que pienses qué necesitas para abrir la piscina este verano y eches un vistazo a los precios. Da por seguro que te vas a sorprender y que los precios no serán un motivo para no bañarte.