Archivo de la etiqueta: charcutería

kudu

Este año, los Reyes Magos, en metro; y Papá Noel, en bicicleta

Pero, pero… ¿Pero eso se come? Esa es la expresión, más o menos,  cuando le enseñamos las carnes que se venden en carnesexoticas.es a cualquiera a quien queramos enseñárselas. Y es que hay comidas verdaderamente difíciles de sospechar para el paladar español.

Junto con comidas más o menos habituales en la dieta mediterránea (¿Qué diría un… esquimal de comer pata trasera de cerdo cruda?), nos encontramos con carnes de lo más variopinto: ¿A que no se te había ocurrido que el camello se podía comer?

kudu

Este año, los Reyes Magos, en metro; y Papá Noel, en bicicleta

O mejor aun, ya que estamos en Navidad, ¿a que no habías pensado en comerte un trozo de reno, dejando a Papá Noel en la necesidad de repartir los regalos en bicicleta? Claro que, ahora que lo pienso, si en este párrafo hemos dejado a Santa Claus sin medio transporte, en el anterior hemos dejado así a los Reyes Magos. Casi mejor cambiamos las sugerencias.

Variedad, cantidad y calidad

¿Hacen, mejor, unas hamburguesas de gacela? Sale cada medio kilo a poco menos de diez euros. O un carpaccio de Kudu, otro herbívoro, eso sí, bastante más grande. Son seis euros cada 900 gramos y, para qué vamos a engañarnos, tiene una pinta espectacular.

Así podríamos seguir hablado y hablando la variada oferta de carnes de tan extraordinaria charcutería, pero es preferible que la descubras tú. Que, como un Livingstone cualquiera te atrevas a explorar y a expandir los horizontes de tu cocina.

Más que carnes

Además, no sólo vamos a encontrar carnes: también se nos ofrecen diferentes vinos, e incuso packs de vino con carne y foies. No nos llamemos a engaño: cuando entramos en este tipo de tiendas no podemos hablar de qué es barato y qué no lo es. Al fin y al cabo, es caro o es barato, ¿comparado con qué?

Por eso mismo es algo más caro: porque son muy pocos los que lo ofrecen, de modo que los adjetivos caro o barato no tienen sentido, ya que siempre han de estar acompañados de los precios de productos de la misma o, como poco, similar naturaleza.

Compra y forma de pago sencilla

Dicho esto, la forma de compra es, por habitual, muy sencilla: elegimos el producto, hacemos clic en “comprar” –repetimos el proceso cuantas veces queramos-. Acto seguido, pinchamos en el carrito de la compra, seleccionamos la forma de pago y confirmamos el pedido.

Más sencillo todavía: si no queremos hacer la petición a través de la web, podemos llamar al teléfono que se indica en la página, hacer el pedido y, tanto de una forma como de otra, esperar tranquilamente a que nos llegue a casa un envío refrigerado que tardará de 24 a 48 horas.