De visita en La casita de Wendy

Tocamos a la puerta de esta casita tan peculiar (lacasitadewendy.com) y nos abren Inés e Iván. Dos diseñadores de Madrid que unieron sus conocimientos de arquitectura y diseño para construir lo que ahora es su negocio, siete años lleno de colores, estampados, crochet y pequeños detalles.

Sus colecciones han traspasado la frontera y se han adentrado en tiendas de Nueva York, Hong Kong, Londres, Atenas, Buenos Aires y muchas más repartidas por todo el mundo.

Aunque en realidad ya “La casita de Wendy” es una marca propia, que ya posee mucha fuerza en Europa y que cuenta entre sus filas con clientes como Björk y colaboraciones con firmas como Norit, Converse y Vans, entre otras.

Desde ropa hasta platos

Si nos adentramos más a esta casita, podemos encontrar todo un mundo donde reinan los pequeños detalles. Objetos que tienen una parte onírica, donde la fantasía estalla hecha color, con una estética romántica basada en los 60. Lo que hace que tenga un aire bohemio y vintage.

Ropa dedicada a la mujer, con vestidos amplios, siendo túnicas casi ibicencas o que se ciñen en la cintura recordándonos a los vestidos de las mujeres americanas usaban mientras esperaban a sus maridos, haciendo deliciosas tartas de manzana.

Tops y faldas donde se repiten con los estampados florales y rayados. Donde tímidamente se cuela algún otro con motivos geométricos, que recuerdan al característico papel pintado.

Unas apuestas muy arriesgadas que se extienden hasta llegar a vestir también a niñas. Donde podremos elegir entre vestiditos, calzones, camisolas y jerséis. Donde se tejen ositos, motivos geométricos y vegetales. Siguiendo la misma estética que la ropa para adulto.

Los accesorios son diseñados a base de punto y aguja. Basados en el crochet y puntillas de ganchillo como cuellos, manoplas, etc. Conviven con otros: tela, como bolsos, carteras, monederos y pañuelos donde volvemos a los motivos vegetales y se cuelan animales como pájaros.

Y en algunos rincones, nos encontramos tesoros en forma de muñecas de trapo, láminas decorativas o algunas piezas de cerámica hechas platos, floreros y tazas.

Mucho que enseñar

Además de ofertar sus productos, estos dos diseñadores nos dan la oportunidad de compartir con nosotros sus secretos en cursos y talleres, los que podemos observar en la opción “El Estudio”. La oportunidad perfecta de aprender algo más sobre el diseño de moda desde dentro, conocer cómo se diseña una colección, de donde viene la inspiración o los tipos de materiales y sus características.

Si te interesa el tema no dejes de mirar su listado de workshops. Y disfruta de tu tiempo aprendiendo de los mejores.