Comprando cosas raras

Como nos estamos acostumbrando a poder acceder a todo tipo de productos por internet, a todos nos asalta de vez en cuando la tentación de ver qué es lo más especial o exclusivo que se puede adquirir. Rizando un poco más el rizo, podemos buscar los artículos más extraños disponibles en la red. De acuerdo, puede ser que nunca compremos estas cosas, pero no deja de ser interesante conocerlas.

Empezamos fuerte. Creo que lo más raro que podemos comprar a través de la web es leche de vaca purificada. Lo extraño es el proceso de purificación: una serie de chicas hacen gárgaras con la leche varios segundos antes de venderla. Suena enfermizo, sin duda. Es en serio, sí. Sólo en Nueva York podría ocurrir algo así. www.whitepowermilk.com ofrece una onza (tres centilitros) por unos 100 dólares.

Lo escatológico es una de las cosas que resultan al mismo tiempo más repulsivas y atrayentes para el extraño ser humano. Por eso, es relativamente fácil encontrar mocos o excrementos humanos en la red a precios bastante asequibles. Si lo hizo Piero Manzoni en 1961, ¿por qué no? Y si no somos tan modernos, siempre podemos adquirir productos como tazas o camisetas en las que se recrean mierdas.

De leche gargareada a crema de afeitar baconizada

Buceando un poco más podemos encontrar desde elementos excesivamente útiles a otros totalmente absurdos. Entre los primeros, un kit de supervivencia con agua válida por cinco años comida liofilizada que aguanta 25 años. Entre los otros, un paracaídas para corchos de champán, un transporte especial para sandías o un protector antiespías (una especie de manga que va de nuestra cabeza a nuestra pantalla). Como se ve, lo absurdo tiene mucho más éxito.

Los chicos de www.perpetualkid.com son especialistas en cosas realmente extrañas; pero, de acuerdo con su lema (“divierte a tu niño interior”), casi todo lo que venden es bastante divertido. Podremos encontrar en sus catálogos cosas como crema de afeitar con aroma de bacon, cuadriláteros para pulsos de pulgares, un kit de emergencia de bigotes setenteros o cuernos hinchables de unicornio. De todo.

Y todo esto son artículos fácilmente adquiribles, quiero decir que son vendidos en serie. Si nos adentramos en el mundo del coleccionismo bizarro, sin duda nuestra imaginación quedará a la altura del betún, sobre todo si hablamos de cualquier cosa procedente de algún personaje famoso. Desde luego, el género humano nunca dejará de sorprendernos…