¡Bienvenido, Nacho!

¡Bienvenido, Nacho!

¡Ayayay! Que estamos a cinco días de que los Reyes Magos se pasen por nuestras casas y a un servidor que aún le faltan unos cuantos regalos. No ha sido falta de previsión: se trata de un descomunal despiste, producto de tener la agenda más repleta que el metro de Tokio en hora punta.

El caso es que unos buenos amigos han sido papás recientemente y no sólo es que no haya ido a visitarlos: es que se me ha olvidado comprarle un regalo al bebé y a su hermano mayor, que pronto cumplirá los siete años. Por suerte, todo tiene solución si uno sabe encontrarla.

¡Bienvenido, Nacho!

Vamos a empezar por el regalo para el bebé, que, conociendo a mi amigo Alfredo, habrá provocado que su papi se derrita de emoción. Un regalo que encuentro nada más teclear en el buscador “regalos bebés”. La primera opción que aparece –ha pagado su publicidad en Google Adwords- es Mainada.es.

Una tienda bien organizada

En la tienda nos encontramos con regalos desde 3,4 euros hasta algunos de 299,99 (¿habrá quien quiera el céntimo de cambio?) divididos en diferentes secciones: cochecitos y sillas de paseo, sillas de coche, alimentación, descanso, seguridad, juguetes y regalos, y canastilla.

Como los orgullosos papás son, además, previsores, han guardado buena parte de la ropa de su hermano para el bebé, así como carritos, cunas y demás complementos que, aunque digamos que son regalos para el bebé, lo son en realidad para los padres, que se ahorran un dineral antes incluso del bautizo. Que el bebé tiene cuanto sus papis necesitan quiero decir.

De este modo, he decidido que le voy a regalar a Nacho, que así lo van a llamar algo sólo para él. Un juguete. Cuando hago clic en el nombre de la sección se despliegan ante mí una ingente cantidad de opciones, de entre las que selecciono “educativos”, ya que creo que, hasta ciertas edades, los juguetes han de serlo.

Un pajarillo muy gracioso

Sonajeros, mordedores de formas… Ahora es cuando viene lo verdaderamente difícil: elegir. Me voy a quedar con uno que le servirá al chico en cuanto empiece a ser capaz de mantenerse sentado: el “Juguete Fisher Price Pingüino Musical”. Un pajarito interactivo que premia las acciones correctas con música, movimiento y bolitas (aún no he averiguado por dónde suelta las pelotas el pájaro).

El precio del juguete es de 34, 95 euros, IVA incluido y me lo envían gratis a casa en dos o tres días. Viva y bravo. Ya tengo contento a Nacho. Ahora me falta su hermano, pero ésa es harina de otro costal, y tema de un próximo artículo.